twitter
facebook
marca
home
vida
casa
sobre
Seguros 04/12/2017 | Buenafuente
México: Crecen las quejas contra aseguradoras
Mario di Costanzo, titular de la CONDUSEF, asegura que desde el terremoto se han registrado 187 quejas ciudadanas, y sólo se han resuelto 55. Esto quiere decir que el 70% está aún en el limbo a dos meses del sismo.

mas leidas

Alejandra Castillo y Francisco Zarazúa cumplieron en marzo pasado uno de los sueños de su vida: adquirieron un departamento en el que iniciaron su vida en pareja. Disfrutaban de una amplia cocina, habitaciones espaciosas y una terraza para las fiestas con su amigos y familiares. La boda se había programado para octubre.
 
Tres semanas antes del enlace matrimonial, mientras ambos estaban en su trabajo, un mensaje en el grupo vecinal de WhatsApp lo cambió todo: el edificio donde vivían había colapsado. La fecha en su celular indicaba martes 19 de septiembre: la Ciudad de México había sido sacudida por el sismo más devastador de los últimos 32 años.
 
La pareja se había "apretado el cinturón" para comprar el departamento de sus sueños. Lo adquirieron mediante dos créditos inmobiliarios, uno de Infonavit —un organismo público autónomo— y otro mediante el banco Scotiabank.
 
Ambos créditos contaban con un seguro que cubría desastres naturales como el que se registró hace dos meses en la capital mexicana, pero ni Alejandra ni su prometido sabían qué hacer, ni cómo reclamarlo. Es común que las instituciones bancarias que otorgan créditos hipotecarios sean las que eligen la aseguradora, debido a los acuerdos comerciales que tienen entre ellas.
 
El edificio donde vivían se ubicaba en la calle de Emiliano Zapata número 56, en la colonia Portales. Era de seis pisos y albergaba 24 departamentos, el de la pareja se encontraba en la primer planta, por ello, al momento del temblor, los demás departamentos se cayeron sobre él. Dos personas fallecieron ahí.
 
"Inmediatamente al otro día hice un reporte al banco y sólo me dieron un folio y un número de siniestro. Nuestra póliza de seguro quedó entre los escombros, así que se la pedimos al banco y nos dijeron que Assurant, nuestra aseguradora, debía dárnosla. La aseguradora respondía que se la pidiéramos al banco. Se tiraban la bolita entre uno y otro. Estábamos en total incertidumbre", cuenta Alejandra.
 
En una de las citas con el ajustador de seguros —narra Francisco— les dijeron que aunque perdieron todo, le tendríamos que pagar un millón y medio de pesos al banco [unos 78.000 dólares].
 
Alejandra dice que la información era confusa: "Nos hablaban de porcentajes, de montos, del deducible, del coaseguro. De cifras que no entendíamos, pero que al final siempre resultaban en una deuda para nosotros. Les explicamos que acabábamos de perder nuestra casa y que lo único que rescatamos era la ropa que traíamos puesta, que cómo era posible que nos quisieran cobrar cientos de miles de pesos".
 
Scotiabank les propuso firmar una serie de documentos que ni Alejandra ni su esposo entendían. La pareja se negó. Después de insistir y no obtener una respuesta clara acudieron a la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF), una institución gubernamental que asesora a los ciudadanos en sus reclamaciones.
 
En entrevista con VICE News, Mario di Costanzo, titular de la CONDUSEF, explica que desde el terremoto hasta la segunda semana de noviembre se habían registrado 187 quejas ciudadanas: 165 por viviendas que sufrieron algún tipo de daño estructural o se colapsaron, 15 por vehículos afectados y siete por casos de personas que perdieron la vida. Sin embargo, sólo se han resuelto 55. Esto quiere decir que el 70 por ciento está aún en el limbo.
 
"Las primeras quejas que atendimos fueron las de los edificios colapsados, pero éstas se nos siguen acumulando en parte porque creemos que el gobierno de la Ciudad de México está rebasado por las circunstancias, esto debido a que en muchas de las viviendas dañadas que no colapsaron no se ha hecho un dictamen técnico que determine el nivel de daño, sólo se hizo una evaluación rápida. Sin ese dictamen no se pueden iniciar las gestiones ante las aseguradoras", explica el funcionario.
 
Además, señala, sin ese documento no podemos evaluar las afectaciones en las áreas comunes de los edificios; es decir, puede ser que los departamentos no hayan resultado con daños significativos, pero las escaleras, los estacionamientos y las áreas de recreación, sí. Al no contar con el dictamen no se pueden calcular los montos que corresponde pagar a los seguros.
 
—¿El gobierno de la Ciudad de México les ha dicho cuándo estarán listos esos dictámenes?
 
—Se han atorado las cosas. No hay una fecha. Pero ya es tiempo de que se entreguen porque en algunos casos incluso ya se pretende desalojar a la gente sin casa que vive en los albergues y en sus edificios aún no tienen ese documento.
 
—¿Cuáles son las aseguradoras con más reclamos?
 
—No tenemos toda la información, pero pueden ser Seguros Bancomer, GNP o Seguros Atlas. Hay que checar cada queja en lo particular, porque muchas no se han resuelto por factores externos, como la falta de dictámenes (que se tienen que entregar) a las aseguradoras.
 
De acuerdo con la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), sólo el 8,6 por ciento de las viviendas en el país cuenta con un seguro contra sismos, y de éstas el 90 por ciento cubre la estructura de la casa o departamento, pero no las pertenencias en su interior.
 
Los efectos del sismo llenan este albergue de incertidumbre.
 
A inicios de octubre, Manuel Escobedo, presidente de la AMIS señaló en un evento oficial en el que se dieron a conocer medidas para la reconstrucción, que las aseguradoras habían recibido más de 8.617 solicitudes de indemnización en todo el país por ciudadanos que habían perdido parte de su patrimonio o a algún ser querido en el terremoto del 19 de septiembre. Sin embargo, se mostró confiado con la solvencia económica de las compañías de seguros para hacerle frente a la situación: "La industria cuenta con un billón de pesos que garantiza nuestras obligaciones", aseguró Escobedo.
 
A pesar de que perdieron su departamento y todas las cosas que había en él: muebles, ropa que habían comprado para la boda y la joyería para el compromiso nupcial, la historia de Alejandra y Fernando tuvo un final feliz, al menos en lo que se refiere a su seguro. Finalmente, la aseguradora, cubrió por completo la deuda que tenían con el banco y además parte del valor de las cosas que había en el interior de su vivienda. Aún así la pareja perdió cerca de 700.000 pesos [unos 36.600 dólares] por las mensualidades que pagaron antes del sismo.
 
Finamente, con ayuda de sus familiares la boda se realizó el 7 de octubre. Actualmente viven con los padres de Francisco, y están planeando rentar un departamento porque por ahora no pueden pagar un nuevo crédito hipotecario. El sismo también se llevó sus planes de tener un bebé.
 
Ahora, el matrimonio debe dividir su tiempo entre el trabajo y el proceso burocrático para que se les haga efectivo el seguro con Atlas que Infonavit incluyó al otorgarles un crédito del 10 por ciento sobre el valor de su departamento. Aunque desconocen el monto que les podrían dar, buscan recuperar un poco de lo perdido. Al día siguiente del sismo, Alejandra habló con la institución para reportar lo que había ocurrido y preguntar qué podía hacer, Infonavit le respondió que no tenían sistema. Hasta el momento no les ha resuelto nada.
 
Además, los recién casados deberán continuar el proceso legal de la demanda que interpusieron contra la constructora Canada Building System y la búsqueda del director responsable de la obra. La constructora, aseguran, huyó del país y al director nadie lo encuentra.
 
Los precios de los seguros
 
En la Ciudad de México los precios de los seguros se calculan dependiendo de la zona en la que se ubique el domicilio, el costo en el que esté valuado y el tipo de cobertura que se contrata. VICE News cotizó con tres de las principales aseguradoras en el país: GNP brinda un seguro que cubre desastres naturales —incluidos sismos y pérdidas por las cosas que se encuentran al interior de una vivienda— por 803 pesos [42 dólares] mensuales.
 
Banamex ofrece lo mismo por 800 pesos al mes. Sin embargo, ninguno especifica si esos montos serán los mismos en cualquier zona de la ciudad.
 
AXXA, por ejemplo, cotiza un seguro con la misma cobertura que los anteriores por 1.438 pesos [75 dólares] mensuales para un departamento con valor de 2 millones y medio de pesos [130 mil dólares] ubicado en la colonia Roma, una de las de mayor riesgo sísmico.
 
Publicado originalmente en VICE.com 

Compartir facebooktwitterlikedin
sobresobre
DEJE SU COMENTARIO
Agregar Comentario
NOMBRE   
Foto
E-MAIL  
TITULO  
COMENTARIO  
CÓDIGO
 
marca
Copyright 2000-2012 Buenafuente.com - All rights reserved - Normas de confidencialidad y privacidad