La innovación influirá en casi medio billón de dólares de primas de seguros

Aunque todavía existe una gran incertidumbre sobre cómo seguirá evolucionando la pandemia, las aseguradoras deben seguir mirando hacia delante y planificando el futuro.

Aunque todavía existe una gran incertidumbre sobre cómo seguirá evolucionando la pandemia, las aseguradoras deben seguir mirando hacia delante y planificando el futuro. Deberán tener en cuenta las perspectivas del sector para los próximos cinco años y determinar si sus actuales estrategias de ingresos están en consonancia con las próximas oportunidades. Un estudio de Accenture prevé que el sector asegurador pasará de 6,1 billones de dólares en primas brutas emitidas a principios de 2020 a 7,5 billones a finales de 2025.

Aunque los mercados emergentes de Asia-Pacífico -sobre todo China (continental)- están impulsando la media mundial, Estados Unidos está llamado a acaparar una enorme proporción del crecimiento absoluto. De hecho, se espera que Estados Unidos y China representen más de dos tercios (67%) del crecimiento.

De esos 7,5 billones de dólares de primas brutas suscritas, casi medio billón (480.000 millones de dólares o el 7%) se verá probablemente muy afectado por la innovación. En concreto, los nuevos riesgos, las ofertas de productos y servicios, la innovación de productos y los cambios en los canales de comercialización afectarán a estos ingresos por primas. Con cientos de miles de millones en juego, las aseguradoras deberán identificar qué innovaciones ofrecen las mayores oportunidades de crecimiento de los ingresos, y aprovecharlas al máximo, según Accenture.

Accenture recomienda cuatro áreas de innovación que considera que serán especialmente ventajosas en los próximos cinco años y más allá.

  1. Productos y servicios de salud/bienestar y vida
    Con una oportunidad de ingresos para las aseguradoras por valor de 120.000 millones de dólares, merece la pena considerar las innovaciones centradas en productos sanitarios inteligentes, productos y servicios para poblaciones que envejecen y productos de gestión directa de la vida y el patrimonio. Así, los productos sanitarios inteligentes, incluyendo la tecnología vestible como los wearables, permitirán la monitorización y ayudarán con la prevención, evitando un aumento de la demanda de asistencia sanitaria y sus costes al ayudar a controlar la salud.
  2. Economía compartida, cambio climático y ciberamenazas
    Estos tres riesgos suponen unos ingresos potenciales para las aseguradoras que alcanzan los 115.000 millones de dólares. Por ejemplo, en la economía colaborativa, la gente está optando por no ser propietaria de activos, lo que significa una reducción de las primas por menos activos. Sin embargo, en lugar de esto, las principales aseguradoras están aprovechando el mercado con ofertas que se ajustan a los acuerdos de uso compartido recientemente formalizados.

En lo que respecta al cambio climático, todos hemos visto el aumento de las tormentas catastróficas y los incendios forestales, de manera que hay mucho potencial para que las aseguradoras colaboren con las reaseguradoras para cubrir los nuevos y cambiantes riesgos asociados al clima.

Las amenazas cibernéticas también ofrecen a las aseguradoras nuevas oportunidades, no sólo en términos de ciberseguro, sino también en torno a los servicios de asesoramiento previos y posteriores a los incidentes. “Este es un ámbito en el que continuará la enorme alteración de la cadena de valor, con aseguradoras, reaseguradoras y corredores de seguros que se dedicarán en gran medida a las soluciones de asesoramiento y gestión de riesgos”, destacan desde la consultora.

  1. Integración de la tecnología en los productos tradicionales
    A medida que la tecnología se integra cada vez más con los productos tradicionales, las aseguradoras pueden esperar oportunidades de ingresos por valor de 120.000 millones de dólares. En este ámbito, Accenture recomienda que las aseguradoras se centren en el automóvil inteligente, el hogar inteligente y la fabricación y construcción inteligentes. En este sentido, los sensores inteligentes integrados en una línea de producción manufacturera y los análisis en tiempo real pueden ahorrar a las empresas (y a sus aseguradoras) millones de dólares.

Con el acceso a más datos de los dispositivos conectados, las aseguradoras podrán personalizar aún más la cobertura que ofrecen en función del riesgo real. Pero para aprovechar realmente esta innovación, las aseguradoras deben asegurarse de que disponen de los datos adecuados, de que aprovechan los conjuntos de datos externos pertinentes y de que sus datos están limpios y armonizados. “La calidad de los datos es fundamental. Además, necesitan una sólida capacidad de análisis para obtener información de los datos. Esta es un área en la que las aseguradoras no deberían escatimar si quieren aprovechar las oportunidades de crecimiento”, indican desde Accenture.

  1. Cambio hacia la distribución alternativa
    Esta última área de innovación podría suponer oportunidades de ingresos por valor de 125.000 millones de dólares en primas cambiantes. Los nuevos participantes en el mercado, incluidas empresas no aseguradoras como Tesla, están empezando a ofrecer productos de seguros y a insertarse en la cadena de valor de los seguros.

“Existe una oportunidad para que las aseguradoras se muestren como socios fáciles del ecosistema. Al hacerlo, y al ofrecer ofertas basadas en el uso y en el comportamiento, es más probable que retengan a los clientes existentes y atraigan a otros nuevos. También tienen una vía de acceso a oportunidades de venta adicionales, integraciones entre vehículos y hogares y monetización de datos”, se concluye.

Fuente: Füture – Inese